Ingresar / Registrarse

Mejoró calidad del agua en un tramo del río Bogotá durante la cuarentena

Río Bogotá

 

Según la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), la cuenca alta registró una mejoría en parámetros como materia orgánica y oxígeno disuelto, respiro que podría estar relacionado con la disminución de vertimientos de las industrias asentadas antes de Tocancipá.

El Acueducto de Bogotá evidenció una mejoría en la calidad del agua de la cuenca alta del río Bogotá. Foto: EAAB. El Acueducto de Bogotá evidenció una mejoría en la calidad del agua de la cuenca alta del río Bogotá. Foto: EAAB.

Un análisis realizado por la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) reveló que la calidad del agua del río más importante del centro del país ha mejorado en gran parte de la cuenca alta durante los días de confinamiento preventivo por la pandemia del coronavirus.

La entidad analizó los valores de manganeso, materia orgánica, turbiedad, amonio, oxígeno disuelto y conductividad en la bocatoma de la Planta de Tratamiento de Tibitoc, ubicada en Tocancipá, entre el 20 de marzo y 30 de abril de 2020, días de la cuarentena obligatoria.

Los valores de estos seis parámetros fueron comparados con los registrados en el mismo periodo de tiempo de 2019, un contraste que evidenció una mejoría en la calidad hídrica del río en su primer tramo, es decir desde Villapinzón hasta la llegada al municipio de Tocancipá.

“El agua cruda del río Bogotá llegó con menor carga contaminante a la planta de Tibitoc de Tocancipá. Una de las hipótesis que podría indicar la mejora en las condiciones estaría asociada con la disminución de los vertimientos de las industrias asentadas antes del punto de captación de la planta, es decir en la cuenca alta”, dijo Cristina Arango, gerente de la Empresa de Acueducto.

Arango indicó que no se puede determinar el impacto o no de las medidas de aislamiento a lo largo de toda la cuenca del río, pero “sí podemos afirmar un efecto positivo en la calidad del agua en el punto de la bocatoma norte, en Tocancipá”.

Para la gerente de la EAAB, esta mejora en las condiciones del río redunda en un menor uso de insumos para el tratamiento y potabilización del líquido y en los costos de producción de Tibitoc, “que trata cerca del 30 por ciento del agua que se entrega a Bogotá y a algunos municipios vecinos como Gachancipá, Tocancipá, Sopó, Cajicá y Chía”.

El oxígeno disuelto, uno de los factores críticos para el tratamiento de agua, debería estar siempre por encima de los dos miligramos por litro (mg/l), siendo óptimo en los cuatro mg/l. “Entre ambos períodos analizados, este parámetro pasó de un promedio entre 1,81 y 3,16 en 2019 a 3,44 y 4,77 en 2020. Aún cuando se esperan mejores valores, pero esto evidencia una mejora de la condición del agua”, dijo la EAAB.

La materia orgánica en la cuenca alta del río Bogotá pasó de 5,34 miligramos por litro en el periodo de 2019 a 3,53 durante la cuarentena, y el amonio de 1,03 a 0,46 a mg/l.

Para el periodo de 2019, el valor promedio de conductividad fue de 140 microsiemens por centímetro (µs/cm), con un máximo de 232. “En la cuarentena, los valores promedio y máximo fueron de 97 y 120”, dijo la entidad.

La EAAB indicó que el manganeso presentó una notable mejoría, al pasar de valores promedios de 0,10 mg/l (máximo de 0,288) a 0,05 y 0,07 en los días de confinamiento. “La turbiedad registró una leve mejoría en el 2020. La comparación fue de 34,50 unt en 2019 a 23,50 en la cuarentena”.