Ingresar / Registrarse

Las promesas para el medio ambiente en el Plan de Desarrollo de Bogotá El Espectador – 27 May 2020 – 4:52 PM

Panorámica Bogotá (1)

 

La reserva Thomas van der Hammen, los cerros orientales y el río Bogotá, son algunas de las zonas que se quieren mejorar en la propuesta de la administración de Claudia López para la capital.

 

En la noche del pasado martes el Plan Distrital de Desarrollo (PDD) de Claudia López pasó el primer debate en el Concejo de Bogotá. Este proyecto es clave, pues es el que decidirá el rumbo de la ciudad por los próximos tres años. En materia ambiental, el plan contempla cuatro zonas ambientales de la ciudad que han sufrido varios tropiezos a lo largo de los últimos años. Aquí le contamos cuáles son los proyectos. 

Cerros Orientales

Según la Alcaldía de Bogotá, atender los cerros de la ciudad es uno de las obligaciones de su administración, por lo que se comprometieron a que en esta zona no se realizarán nuevas construcciones. La Secretaría de Ambiente aseguró que quieren poner en funcionamiento el área ecológica para que la ciudadanía pueda disfrutar de los cerros. 

Para ello, el presupuesto asignado es de $35 mil millones, que ayudarían a volver realidad los planes del Distrito en la zona. “Vamos a consolidar 50 kilómetros de senderos (partiendo de los existentes) y además trabajaremos en el diseño e implementación de tres nuevos parques para la recreación con prioridades ambientales”, afirmó Carolina Urrutia, secretaria de Ambiente.       

De ese presupuesto se tiene estimado invertir cerca de $17 mil millones para trabajar en áreas de canteras, vegetación natural, pastos, plantaciones de bosques y agricultura.

La reserva Thomas van der Hammen

Para la consolidación de la reserva, el PDD destinará cerca de $54 mil millones para realizar procesos de restauración e implementación del Plan de Manejo Ambiental. El Distrito indicó que buscará estrategias para que la CAR destine recursos y acciones específicas que, por obligación y sentencia, tiene que dedicarle a la reserva.  

 

Además, en la reserva se implementarán procesos de restauración, incluyendo el bosque Las Mercedes, procesos de adquisición predial, se harán acuerdos de conformación e implementación de herramientas de paisajes con los propietarios y se adelantará el acompañamiento y asesoría a los procesos de restitución productiva en las zonas de uso sostenible. La administración también se comprometió a no construir la ALO en el tramo norte.

 

“Hay que recordar que la estructura de propiedad de los suelos de la reserva es privada. Sin embargo, usaremos todas las herramientas para consolidar el área forestal protegida que necesita la ciudad. La compra de predios no será suficiente, trabajaremos en acuerdos de conservación y transferencias de derechos de propiedad”, puntualizó la secretaria de Ambiente.  

 

Río Bogotá

La descontaminación del río es uno de los objetivos clave. Para los planes de esta zona, la administración Distrital señaló que se tuvo en cuenta las exigencias de la ciudadanía. 

“Logramos incorporar algunos principios. Cualquier intervención sobre la Zonas de Manejo y Protección Ambiental (ZMPA) o sobre el corredor ecológico del río debe partir de estudios hidráulicos, geomorfológicos y ecosistémicos. No hay forma que esta Administración lleve a cabo proyectos que puedan quebrar con el funcionamiento ambiental de nuestro río Bogotá”, manifestó Urrutia. 

 

Según la entidad ya hay una comisión técnica de las secretarías de Planeación, Ambiente y Hábitat, que revisan si los estudios de la Alcaldía anterior para intervenir en la ZMPA son los adecuados o si, por el contrario, deben ser modificados. El Distrito garantizó la preservación, saneamiento y la descontaminación de sus afluentes en la cuenca media.  

Humedales 

La Administración prometió no construir nuevas obras de endurecimiento en ningún humedal, que se considerarán espacios de conservación. Allí, según el Plan de Desarrollo, se trabajará de la mano con la comunidad para promover la protección y restauración. La secretaria de Ambiente destacó que la participación ciudadana tendrá rol dentro de estos planes, en especial de aquellas comunidades que han luchado durante varios años para proteger estos ecosistemas. 

“Cualquier intervención o proyecto en los humedales tiene que privilegiar los espacios para el agua y la biodiversidad. De esta forma aseguramos que cualquier proyecto de esta Administración respetará la funcionalidad de estos ecosistemas y la jerarquía de la Estructura Ecológica Principal de la ciudad”, concluyó la funcionaria.