Logo Gov.co
Ir al inicio del Observatorio Ambiental de Bogotá
Logo Secretaría Distrital de Ambiente
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Jasbleady Castañeda, una mujer que le pone el alma a la protección de las tinguas azules

Foto Cortesía Fundadora de SOS Tingua
Foto Cortesía Fundadora de SOS Tingua

En todas las localidades de Bogotá existen mujeres que con sus ideas, liderazgo y acciones hacen aportes muy importantes a la conservación de la biodiversidad y el cuidado de los escenarios naturales. Esta es la historia de una de ellas:

Jasbleady Castañeda es una bogotana que vela por la protección y el reconocimiento de las tinguas azules. Estas coloridas aves, que aterrizan en Bogotá entre octubre y abril de cada año, representan “media vida”, como ella misma las describe. Son tan significativas en su existencia, que lleva a una en su piel y lidera una iniciativa de investigación y educación ambiental en su honor.

“¡Tengo hasta tatuada una tingua! Me encantan. Son media vida para mí, y la gente lo sabe. Me gusta que se interesen por esta especie y los humedales de Bogotá”, narra con orgullo.

Esta mujer es licenciada en Biología y desde hace ocho años viene liderando la iniciativa “SOS Tingua”, un proyecto comunitario y de ciencia ciudadana que nació para contribuir a la protección de esta especie en época migratoria y sensibilizar a las personas sobre los cuidados inmediatos que pueden brindarles -en caso de encontrarlas en riesgo- y las rutas de atención que existen para ellas en la ciudad.

A través de esta iniciativa, esta bogotana y un equipo de voluntarios brindan información a los ciudadanos acerca de las características de las tinguas azules y la forma en que pueden ayudarlas a continuar su camino migratorio. Por ejemplo, una de sus indicaciones es comunicarse con los canales de atención dispuestos por la Secretaría de Ambiente.

Entre octubre y abril, Bogotá se convierte en el hogar de paso de miles de tinguas azules que, tras sus largos viajes, llegan en busca de refugio y alimento. Iniciativas como la de Jasbleady se convierten en un apoyo fundamental para la misionalidad de la autoridad ambiental en temporada migratoria y, sobre todo, en un actor clave para el feliz tránsito de las aves.

Sin embargo, la labor de esta mujer no solo se limita a la época migratoria ni a las tinguas azules. A lo largo del año, realiza actividades de educación ambiental con niños y adultos en todas las localidades de Bogotá para contextualizarlos sobre esta especie y los humedales.

Para ella, es esencial permitir que las personas conozcan estos ecosistemas, se apropien, entiendan que son parte de su vida y sepan qué hacer si se encuentran con un ave o cualquier animal silvestre desubicado o en riesgo.

“Me considero una mujer cuidadora de humedales. El proceso que he venido realizando hace parte de mi aporte para que la gente conozca los humedales. A veces creo que las tinguas son una excusa para lograr esto, porque cuando ellas llegan a la casa de alguien, son como un mensajito para mostrarle a alguien que existen dichos ecosistemas”,cuenta.

Un vínculo de toda la vida

La naturaleza y la conciencia por el cuidado del ambiente siempre han estado presentes en la vida de Jasbleady. Creció entre las localidades de Ciudad Bolívar y Tunjuelito, donde residían sus padres y abuelos. De ahí el vínculo tan importante que ha construido con el río Tunjuelo.

De hecho, rememora que allá inició su historia con los humedales y también hizo la primera liberación de una tingua azul, ave a la que conoció por casualidad: una amiga la llamó porque en el techo de su casa había una atrapada; ella recurrió a su llamado y la auxilió.

Uno de los sueños que tiene esta bogotana es llegar a más ciudadanos que repliquen el mensaje. Desde que creó la iniciativa, ha asesorado a 4.000 personas, aproximadamente, en la atención de las tinguas azules, algo que la hace sentir muy feliz.

“Es un proceso de educación ambiental maravilloso, creado a partir de una red ciudadana. Lo que más orgullosa me pone es ver el empoderamiento de la gente para hablar de esa especie”, explica.

A quienes leen su historia los invita a conocer los humedales de la ciudad, apropiarse de ellos y darse la oportunidad de contemplar la belleza de las tinguas azules en época migratoria porque, dice, es el ave más colorida que llega a Bogotá.

Foto SDA
 Foto SDA

Ir al contenido
Pulse para consultar el Observatorio Regional Ambiental y de Desarrollo Sostenible del Rio Bogotá - ORARBO
Pulse para consultar el Visor Geográfico Ambiental
Pulse para consultar el Observatorio de Salud Ambiental de Bogotá
Pulse para consultar el portal de la Secretaría Distrital de Ambiente
Pulse para consultar el portal de la Alcaldía de Bogotá
×
¿Te pareció útil la información?
¿Cuál es el uso final de la información?