Ingresar / Registrarse

Tráfico ilegal de guacamayas va en ascenso en Bogotá

trafico_guacamaya.jpg

Por su patriótico color amarillo, azul y rojo, y por sus llamativos tonos verdes mezclados con azul, las guacamayas bandera, azul y cariseca, siguen en la mira de los traficantes ilegales de fauna quienes las comercializan como mascotas en viviendas de la capital del paí­s.

Su demanda ha llegado a tal nivel que desde finales de diciembre del año pasado y febrero de este año, las autoridades ambientales y policivas han logrado recuperar 12 de estas aves, cifra que según la Secretarí­a de Ambiente nunca se habí­a reportado en Bogotá en un lapso de tiempo tan corto.

Entre enero y marzo de 2013 se decomisaron solo cuatro guacamayas en Bogotá, lo cual nos ratifica que el tráfico de estas especies está creciendo en la capital del paí­s, lo cual es preocupante.

La guacamaya bandera, está considerada por la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) como una de las especies más traficadas a nivel mundial, y que podrí­a desaparecer si no frenamos su comercialización ilegal”, apuntó Néstor Garcí­a, Secretario Distrital de Ambiente.

Todas estas aves fueron recuperadas en las terminales de transporte terrestre del Salitre, del Sur y en operativos de control realizados en diferentes localidades de la ciudad.

Las 12 guacamayas (6 azules, 2 bandera y 4 carisecas o guacamayitas) se encuentran en proceso de rehabilitación en el Centro de Fauna Silvestre de la Secretarí­a de Ambiente, donde expertos intentan recuperarlas y que pierdan hábitos adquiridos en el cautiverio como el repetir palabras.

Esta rehabilitación podrí­a demorar años. Según Yudy Cárdenas, bióloga de la Secretarí­a de Ambiente, unas tienen las plumas cortadas, las cuales demoran en crecer hasta un año. Lo más difí­cil es que pierdan la costumbre de hablar, y que recuperen su habilidad de vuelo. La mayorí­a se acostumbraron a vivir en jaulas, por lo cual ya no podrán resistir sus largos vuelos, que superan los 30 kilómetros en los bosques del paí­s”.

Ciudadano en Bosa tení­a 3 guacamayas

El 19 de diciembre de 2013, llegaron a la oficina de enlace de la terminal de transporte del Sur tres guacamayas (dos azules y una bandera) con las plumas cortadas, que según la persona que las mantení­a habitaban en una vivienda en la localidad de Bosa.

Su dueño decidió entregar las aves tras varias visitas de la Policí­a Ambiental. Aseguró que las tení­a desde hace más de 6 años, cuando las trajo desde el municipio de Prado, en el departamento del Tolima; pero que en Bogotá llegaron hace 18 meses.

Dí­as después, el 28 de diciembre, otro ciudadano entregó en la terminal de transportes del Salitre una guacamaya bandera, que tení­a el pico fracturado y sus plumas cortadas.

Las trafican por sus colores

La más llamativa de estas guacamayas es la bandera, que recibe este nombre común precisamente por los colores del sí­mbolo patrio colombiano. Es una de las más traficadas a nivel mundial, y es endémica del centro y sur de América.

En Colombia habita en los Llanos Orientales, la Amazoní­a y las partes bajas de la Costa Atlántica. Se alimenta de semillas, insectos y hojas. Como todas las guacamayas es una especie monógama (solo tiene una pareja), y vive en manadas de hasta 30 aves.

La guacamaya azul vive en tierras cálidas del Amazonas, Antioquia, Magdalena Medio y los Llanos. Solo se le puede ver en América del Sur, desde Panamá hasta Bolivia.

Por su parte, la cariseca o guacamayita no supera los 50 centí­metros en su edad adulta, ni los 390 gramos. Su hábitat natural está ubicado entre las selvas del Darién en Panamá hasta Brasil.