Ingresar / Registrarse

Recuperación de Cerros Orientales tras incendio puede tardar hasta tres décadas

Entre 20 y 30 años tardaría la recuperación de la zona afectada por el incendio forestal en la parte alta del Cerro Monserrate, en la localidad de Santa Fe.

Al menos 30 miembros del Cuerpo Oficial de Bomberos trabajan para controlar la conflagración, sin embargo debido a la topografía del terreno se dificultan las labores de extinción.

Teniendo en cuenta que el área afectada corresponde a plantación de pino, una especie exótica, una vez el incendio sea extinguido, se hará una evaluación para determinar el proceso de recuperación de la zona, que debe estar encaminado a introducir especies nativas acordes al terreno.

Recomendaciones

Teniendo en cuenta que la probabilidad de que un incendio forestal se genere por sí solo, la Autoridad Ambiental del Distrito recomienda:

  • No arrojar, ni hacer quemas de basuras u otros elementos, especialmente cerca a zonas boscosas.
  • Controlar las actividades de los niños y no permitir que jueguen con fuego.
  • No arrojar colillas ni fósforos encendidos a lugares con vegetación.
  • No hacer fogatas en zonas boscosas.

En caso de observar una columna de humo, la ciudadanía puede llamar al 123 y reportar inmediatamente la situación.

Los incendios forestales afectan de manera negativa el ecosistema, causando daños sobre el aire, el agua, la fauna, la flora, el suelo y la ciudadanía, ya que al quemarse la vegetación, el suelo queda expuesto a los efectos de la lluvia y el aire, que con el tiempo puede generar problemas de erosión. Adicionalmente, se aumenta la escorrentía superficial, los suelos tienden a compactarse y los procesos de infiltración se van perdiendo, hecho que altera el ciclo hidrológico.

De otro lado, al existir pérdida de vegetación, la fauna inicia un proceso de migración debido a la pérdida de su hábitat, y con el tiempo se puede traducir en extinción de las especies. En algunos casos, si las áreas quedan totalmente expuestas, se inicia un proceso de invasión y colonización de especies exóticas de rápido crecimiento, como el retamo, alterándose totalmente la funcionalidad y dinámica de las áreas naturales propias de la zona.

Es de señalar que los incendios forestales se incrementan con la presencia de fenómenos climáticos extremos como “El Niño” que actualmente está ocurriendo y contribuyen con el cambio climático, ya que al quemarse la vegetación se libera dióxido de carbono a la atmósfera favoreciendo el calentamiento global.

En lo corrido del año, en Bogotá se han registrado diez incendios forestales, afectando unas 28 hectáreas.

Entrevista Alberto Acero Aguirre, director (e) Gestión Ambiental.