Ingresar / Registrarse

Desaparición de fuentes hídricas y urbanización, dos grandes problemas de los Cerros Orientales

problemas_cerros_orientales.jpg

Luego del recorrido por el Sendero ecológico de la quebrada Rooselvelt, en los cerros orientales de Bogotá, el alcalde Mayor de la ciudad, Gustavo Petro, se refirió a dos grandes problemas que los cerros pueden enfrentar: desaparición de fuentes hídricas y la urbanización.

“Los cerros orientales tienen varios peligros. Uno de largo plazo determinado por el cambio climático, que puede desbaratar los ecosistemas, los páramos, y nos puede quitar las fuentes fundamentales de agua para una población que suma hoy nueve millones de personas, pero que en 20 ó 30 años serán 12 o 13 millones. El segundo peligro de los cerros, no a largo plazo sino a corto plazo, es el querer urbanizar. Hay intereses que quieren urbanizarlos y en esto tenemos el principal enemigo en el Gobierno, en el Ministerio de vivienda, que no logra articular la política de vivienda con la política de sostenibilidad ambiental”, aseguró el Alcalde.

De acuerdo con Petro, con la desaparición, o reducción de las fuentes hídricas de la ciudad “no será posible mitigar los efectos del cambio climático en todo el planeta. Nuestros estudios sobre cambio climático nos hablan de la necesidad de, en máximo 20 años, sembrar más o menos 35 millones de árboles que nos ayudarían a mantener los páramos … para que estén listos en el momento más difícil y que logremos que vivan nuestros hijos y nuestros nietos”.

Igualmente, se informó que el Acueducto de Bogotá ha comprado 5000 hectáreas mientras que el Jardín Botánico ha sembrado, en lo que va del gobierno de Bogotá Humana cerca de 250.000 árboles. Petro explicó que sin embargo, “nosotros necesitaríamos sembrar un millón de árboles”, para apoyar la meta de 35 millones planteada previamente.

“Bogotá Humana ha decidido defender a como dé lugar los cerros, sin violar normas, porque me han dicho que hemos violado normas con el Plan de Ordenamiento Territorial que expedimos. Lo cierto es que buena parte de la responsabilidad, del cuidado, del equilibrio entre sociedad y naturaleza le va a corresponder a la sociedad misma, a la ciudadanía en primerísimo lugar, a la juventud y a la comunidad que habita los cerros”, concluyó el mandatario capitalino.