Ingresar / Registrarse

Bogotá se une a la celebración del Día Internacional de la Tierra sembrando 200 árboles

dia-de-la-tierra-sda.-jpg..jpg

Niños de colegios distritales y estudiantes universitarios, acompañados de autoridades ambientales, sembraron 200 árboles en terrenos de los cerros orientales que fueron destruidos por los incendios forestales de 2016.

Los incendios forestales del 2016 destruyeron más de 20 hectáreas de bosque en los cerros orientales de Bogotá. En el Día Internacional de la Tierra, diferentes entidades ambientales iniciaron la recuperación de la tierra y un proceso de reforestación que tiene como objetivo rehabilitar el ecosistema dañado.

La actividad, impulsada por la sociedad civil con el apoyo de la Alcaldía y la CAR, pretende ser el punto de partida en la restauración ecológica en los cerros del oriente de la capital del país, con la participación de estudiantes de los colegios públicos y universitarios de la ciudad. El Distrito informó que, en total, se sembraron 200 árboles nativos, entre ellos, algunos frutales que remplazarán a pinos invasores y eucaliptos foráneos que fueron destruidos por las llamas.

La jornada tuvo como objetivo unir esfuerzos para la protección de los cerros, así como establecer una hoja de ruta que le permita a la ciudadanía emprender acciones concretas para apropiarse de su territorio. La idea de la Secretaría de Ambiente y la CAR, según informaron, es proteger las fuentes de agua que brotan de los cerros, recuperar cientos de especies nativas y conservar todas las formas de vida presentes en estas montañas.

“Queremos que esta actividad sea el punto de partida para la recuperación forestal de los ceros orientales. Todos los bogotanos tenemos que involucrarnos si queremos proteger las diferentes especies de flora y fauna que hay en la región. Hoy sembramos 200 árboles de 100 especies nativas diferentes, pero la idea es que se reemplacen los miles de árboles que se quemaron en los incendios de los años anteriores”, señaló Carlos Puerta, subsecretario de Ambiente.

El funcionario destacó que es importante que los nuevos árboles que se planten sean nativos de los cerros orientales de Bogotá y no foráneos que pongan en riesgo la estabilidad del ecosistema. El cusumbo, la pava andina, el oso de anteojos y el tigrillo andino son algunos de los especímenes que habitan en los cerros.