Ingresar / Registrarse

Harley-Davidson se une a la sostenibilidad: en 2019 venderán motos eléctricas

nota-motos-harley-davidson-electricas.-05-02-2018..jpg

La compañía estadounidense planea ser líder mundial en el mercado de las motocicletas eléctricas, sin dejar de lado su distintivo: el rugido de su moto, esta vez, artificial. Para ello invertirán de 25 a 50 millones de dólares al año en tecnologías más limpias.

No es novedad que uno de los fabricantes de motos más famoso del mundo, Harley-Davidson, viene experimentando con motores eléctricos desde hace cuatro años. Después de estar en el mercado por un siglo, la compañía anunció que producirá la primera flota comercial de estos vehículos en 2019.

Para ello se invertirán de 25 a 50 millones de dólares anualmente según informó el director financiero de las Harley, John Olin al portal web bloomberg. Esa transición a motores más limpios trae consigo una consecuencia dolorosa para los antiguos harlistas: una moto eléctrica perdería el característico rugido del motor V-Twin.

Los propulsores ecológicos que utilizarían no generarían ruido y eso ya es un hito para la historia de un ícono norteamericano como lo es esa motocicleta. Sin embargo, la compañía no pierde la esperanza de seguir estando en los primeros puestos del mercado y se proyectan, además, liderar el negocio de los vehículos eléctricos.

Aunque no se conoce en detalle cómo será el diseño de los nuevos productos, los viejos experimentos que habían hecho los creadores de las Harley se basaban en un prototipo eléctrico del que sacaron 36 modelos, en el marco de su campaña Project Live Wire.

Ese modelo, que fueron probados solo por los clientes más fieles y la prensa, era capaz en menos de 4 segundos de ir de 0 a 60 millas por hora (0 a 96 kilómetros por hora sería su traducción en Colombia). Aunque estaba limitada a solo 88.5139 kilómetros de alcance en su modo de uso “económico”. Y su motor no se queda atrás. La idea de los diseñadores de Harley es que, para no abandonar del todo la experiencia del sonido y la sensación de un motor de combustión, el nuevo producto contará con un sonido artificial al acelerar. El lío es que su ruido no ha cumplido con las expectativas de quienes ya lo han probado, aunque sí sea suficiente para aportarle al medio ambiente.

Con un sistema eléctrico, estos vehículos no tendrían que quemar combustible para andar, en efecto, sus gases efecto invernadero emitidos a la atmófera serían si acaso pocos, o nulos.