Ingresar / Registrarse

Ex habitantes de calle ahora son recuperadores ambientales en la Bogotá Humana

Con una inversión cercana las 643 millones, el IDIGER, proyectos como el que el IDIGER ha venido trabajando con La Fundación Niños de los Andes y la Secretaría de Integración Social, promueven y fortalecen un trabajo de inclusión social que beneficia altamente a esta población vulnerable.

Gracias a la acción que realizan estos ex – habitantes de calle se ha logrado la recuperación ambiental de varios canales de Bogotá; esta labor ha sido muy beneficiosa ya que deja espacios libres de escombros y residuos, permitiendo que el agua fluya y previniendo posibles desbordamientos.

Los 103 recuperadores ambientales han demostrado compromiso y un comportamiento adecuado en el terreno de intervención, además el rendimiento ha sido positivo, a pesar de las condiciones ambientales y de mantenimiento de los canales que estaban bastante deteriorados aunque estos habían sido intervenidos por otras entidades en convenios en un tiempo cercano.

El objetivo principal de esta iniciativa es vincular a las y los Ciudadanos Habitantes de Calle – CHC como recuperadores ambientales para desarrollar acciones que contribuyan a la recuperación de los canales y mejorar las condiciones socioeconómicas de los CHC mediante la generación de ingresos.

De igual manera, promover la inclusión social como recuperadores ambientales, de los ciudadanos habitantes de calle expuestos a riesgos en los canales de la ciudad, con el fin de proteger sus vidas e integridad.

Beneficios

Colaborar en el cambio que tiene un participante del programa en su estilo de vida y poder reestructurar sus capacidades de autocuidado, personales, sociales, lúdicas y laborales para mejorar su calidad de vida. Además del compromiso y responsabilidad por parte de los ciudadanos habitantes de calle en la recuperación de los canales y cuerpos de agua de la ciudad.

Etapas del proceso

Inicialmente son 7 meses durante los cuales los CHC vinculados iniciaran un proceso de desarrollo personal enfatizando en la convivencia y el ejercicio pleno de la ciudadanía. Simultáneamente participarán en la capacitación técnica que los preparará para las labores que desarrollarán como recuperadores ambientales.

Durante el primer mes los CHC permanecerán en el Centro de Atenciòn en un acompañamiento permanente a la Fundación Niños de los Andes.

Desde el segundo mes, con el grupo de 50 CHC, que ya se encuentra sensibilizado, se iniciaran actividades ambientales y de generación de ingresos. Luego de haber pasado por el proceso de inducción respectivo.

Durante los meses 4, 5, 6 y 7 el equipo social deberá hacer acompañamiento permanente a los participantes y apoyar desde cada área el proceso de inclusión social de ellos.