Ingresar / Registrarse

Entre aves y serpientes, 20 especies fueron rescatadas del tráfico silvestre en Bogotá

nota-trafico-de-especies-16-10-2018..jpg

Algunos de estos animales iban a ser traficados en la modalidad de encomienda. La Policía de Ambiente logró rescatar a 18 aves, entre loras, canarios, boas constrictoras, de cerca de 1,20 metros de longitud.

Este domingo 14 de octubre, fueron recuperadas 20 especies que pretendían ser tráficadas a diferentes partes del país. En cuatro operativos simultáneos en el norte, sur y occidente de la capital, la Policía de Ambiente recuperó 16 canarios costeños, dos loras frentiamarilla y dos boas constrictoras.

En los operativos al norte de la ciudad, fueron incautados 16 canarios, de la especie Sicalis Flaveola, que fueron ubicados al interior de una vivienda en la calle 141 # 52-68, en localidad de Suba. Allí, las aves permanecían en cautiverio y bajo condiciones físicas desfavorables. Asimismo, en Usaquén, fueron ubicadas y rescatadas dos loras, de la especie Amazona Ochrocephala, que permanecían en una vivienda, ubicada en la carrera 6 # 175 – 48.

Las aves recuperadas en el norte de la ciudad se hallaban en condiciones precarias y presentan graves afectaciones de salud. El equipo veterinario de la Secretaría de Ambiente está realizando las labores valorar las consecuencias del cautiverio y determinar las acciones necesarias para su recuperación.

Por otro lado, dos serpientes fueron recuperadas en los operativos al sur y occidente de la ciudad. El primer caso se dio en la localidad de Puente Aranda, donde un reciclador alertó a las autoridades sobre la presencia del animal en una caja de cartón, tipo encomienda. De acuerdo con los registros de la Secretaría de Ambiente, se trataba de una boa constrictora de 1,20 metros de longitud, que presentaba altos niveles de estrés y deshidratación.

El segundo caso se presentó en la misma localidad, exactamente en la calle 16 # 36-14, donde fue hallada otra boa constrictora de la especie Epicrates Maurus, conocida como boa “Arco Iris. El animal tiene un longitud de 75 centímetros y estaba en el interior de un guacal y se presume que fue traída desde el departamento del Chocó.

El último espécimen, fue hallado en la localidad Rafael Uribe Uribe. El animal presentó buenas condiciones físicas, pero fue trasladado, al igual que las demás especies recuperadas, a la oficina de enlace del Salitre, de la Secretaría de Ambiente, en donde serán valoradas. Se se adelantarán los respectivos procesos de recuperación para su posterior liberación en su hábitat natural, una vez cumplan los respectivos periodos de rehabilitación, aseguró Ambiente.

No obstante, las autoridades hicieron un llamado a la ciudadanía para que denuncien el tráfico de fauna silvestre a través del teléfono 3778854 o al correo electrónico fauna@ambientebogota.gov.co. Y agregaron: La comercialización y tenencia de cualquier especie silvestre es un delito ambiental que da penas privativas de la libertad de hasta nueve años de cárcel y multas que pueden llegar hasta los $ 3.600 millones.