Ingresar / Registrarse

El Jardí­n Botánico lí­der en acciones ambientales, educativas y de investigación en la Capital y en el paí­s

jardinbotanico.jpg

Para construir un territorio capaz de enfrentar el cambio climático, el Jardí­n Botánico José Celestino Mutis avanza en la conservación de la flora y los paisajes altoandinos, promueve la apropiación de la biodiversidad por parte de las comunidades capitalinas y enriquece la cobertura vegetal de la capital.

Un Jardí­n comprometido con la educación ambiental

El Jardí­n Botánico reconoce que el mayor reto de la educación ambiental es generar cambios culturales para armonizar las relaciones naturaleza”“cultura y de esta forma avanzar hacia una ciudad sustentable. La entidad cuenta con un conjunto de estrategias de información, educación, participación y comunicación, que fortalecen al Jardí­n Botánico como centro para la educación y la construcción social del conocimiento.

Mediante este conjunto de estrategias educativas, la entidad acoge un total de 1’200.000 ciudadanos que se preparan efectivamente para disminuir la vulnerabilidad de la Región Capital frente al cambio climático.

Desde la Subdirección Educativa y Cultural, el Jardí­n Botánico ha formulado e implementado un programa de participación dirigido a diferentes comunidades locales de la ciudad. Entre sus principales resultados se adelanta un programa de formación para el trabajo donde se han capacitado más de 1.500 personas pertenecientes a población vulnerable en mantenimiento de coberturas vegetales; se acompañan alrededor de 300 niños, niñas y adolescentes que participan en el Programa de Jornada Escolar 40 horas con Educación Ambiental; además, cerca de 4.000 ciudadanos participan en procesos de investigación acción participativa a través de semilleros de investigación comunitaria sobre agua, biodiversidad y cambio climático en el territorio Distrital. Finalmente, gracias a que el Jardí­n Botánico es un escenario pedagógico único, cerca de 252.000 personas han sido sensibilizadas sobre cambio climático y gobernanza del agua a través de recorridos de interpretación ambiental y eventos de la Agenda Cultural; entre estas actividades, sobresale el Ciclo de Conversatorios para Construir Sostenibilidad el cual se desarrolla con el apoyo del Instituto de Estudios Avanzados para la Sosteniblidad, de Potsdam-Alemania.

Un Jardí­n que se moderniza para el bienestar de la comunidad

El Jardí­n Botánico está fortaleciendo sus colecciones vivas para que nuevas especies vegetales sean conservadas y para que los capitalinos puedan disfrutar de un espacio más agradable y moderno. Entre sus principales retos la entidad avanza en la representación del ciclo del agua, el fortalecimiento tecnológico de sus instalaciones, la creación de nuevas colecciones de plantas y el mejoramiento de los espacios de recreación, esparcimiento y educación de los visitantes.

Entre sus nuevas colecciones la entidad ofrece un jardí­n de humedales con especies propias y endémicas de estos ecosistemas y la representación de un páramo con más de 100 especies propias de estos ambientes.

Como parte del proyecto Modernización y fortalecimiento institucional el Jardí­n Botánico le regaló a los capitalinos un jardí­n que se extiende a lo largo de la calle 63 y la avenida Rojas. 773 metros cuadrados de extensión convierten a este jardí­n perimetral en uno de los jardines más grandes del Distrito ubicado en espacio público que enriquece la cobertura vegetal de la ciudad, le confiere elementos estéticos que embellecen el paisaje, e incentiva a sus habitantes a adoptar iniciativas en pro del cuidado ambiental urbano.

Finalmente, muy pronto los visitantes tendrán la oportunidad de disfrutar de una nueva señalética más contemporánea y amigable que facilitará aún más los procesos de aprendizaje con la naturaleza.

Un Jardí­n que renaturaliza a Bogotá

La cobertura vegetal del Distrito Capital aumentó notablemente desde el segundo semestre de 2012 gracias al trabajo de la Subdirección Técnica y Operativa del Jardí­n Botánico. A la fecha se han plantado alrededor de 6.500 árboles en andenes, parques, separadores viales y rondas de rí­os, también se han prevenido accidentes gracias al manejo de 300 árboles que representaban riesgo para la ciudadaní­a y se han replantado cerca de 6.750 árboles. Así­ mismo se realizó el manejo silvicultural de más de 1.400 árboles adultos y se le ha dado manejo de plagas y enfermedades a más de 3.000 árboles antiguos distribuidos en quince localidades de la ciudad, entre las cuales se encuentran Barrios Unidos, Bosa, La Candelaria, Chapinero, Engativá, Fontibón, Kennedy, Puente Aranda, Rafael Uribe Uribe, San Cristóbal, Santa Fe, Suba, Teusaquillo, Tunjuelito y Usaquén.

Adicionalmente más de 5.900 metros cuadrados de jardines públicos se han plantado para el embellecimiento de la capital y el beneficio de los capitalinos. Igualmente se han capacitado a cerca de 500 personas en agricultura urbana, lo cual mejora simultáneamente la oferta de agrobiodiversidad en la ciudad y el manejo ambientalmente adecuado de residuos orgánicos domésticos.

Un Jardí­n Botánico que incide en el mejoramiento de la biodiversidad y promueve el conocimiento cientí­fico para la innovación

La Subdirección Cientí­fica implementa seis programas de investigación que inciden en el conocimiento, el manejo y la conservación de la biodiversidad. Bajo el análisis ecológico de los paisajes andinos, se recuperan los espacios del agua y las comunidades vegetales de bosques y páramos que integran la estructura ecológica principal de la ciudad. En este contexto el Jardí­n Botánico brinda a la ciudad un instrumento de seguimiento plurianual desde el 2002-hasta fecha que permite cuantificar la pérdida de biodiversidad en la Región Capital. Por otro lado, el Jardí­n Botánico implementa modelos de restauración en ecosistemas drásticamente alterados como la microcuenca del rí­o Curubital para fortalecer la conectividad, el fortalecimiento de los servicios ecosistémicos y la recuperación de la diversidad florí­stica del paisaje.

Adicionalmente, se aborda el inventario y la definición de las especies de plantas de la ciudad como herramienta fundamental para la planeación territorial y propaga más de 20.000 nuevos individuos vegetales anualmente que incrementan la biodiversidad y minimizan el deterioro ambiental de la ciudad.

Como herencia a la ciudad y a las futuras generaciones, el Jardí­n Botánico incrementa las colecciones de plantas con grupos de estratégicos para la conservación, especialmente a través del establecimiento de un jardí­n de humedales y la recuperación del ambiente paramuno para el disfrute de los capitalinos. Por otro lado, fortalece sus colecciones de referencia, especialmente el Herbario Enrique Pérez-Arbeláez como el primer herbario dedicado a la flora de páramo.

Finalmente como estrategia para fortalecer la formación de capital cientí­fico en la región andina, el Jardí­n Botánico creó un programa de estí­mulos dirigido a estudiantes de posgrado y dedicado a la memoria del botánico y naturalista holandés Thomas van der Hammen, quien contribuyera al conocimiento de la ecologí­a de la región capital. Se han entregado catorce estí­mulos y se abrió nuevamente la convocatoria para apoyar a 70 estudiantes. Se espera que al finalizar el periodo de Bogotá Humana sean apoyadas 300 investigaciones que contribuyan a la sostenibilidad ambiental y al aprovechamiento del patrimonio genético de la región.

El Jardí­n Botánico continuará sus esfuerzos para que la ciudad construya mejores respuestas para enfrentar el cambio climático y la pérdida de su diversidad biológica y cultural.