Ingresar / Registrarse

El comercio de vida silvestre en Colombia cuesta 50,2 millones de dólares por año

noticia-comercio-vida-silvestre-05-07-2017..jpg

Un estudio realizado por el Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación del Medio Ambiente de las Naciones Unidas muestra cómo funciona el comercio internacional de la vida silvestre en los países amazónicos, entre ellos Colombia.

Entre 2005 y 2014 la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), quien tiene entre sus listas más de 12.000 especies autóctonas amazónicas, monitorizó las especies comercializadas para la industria de la moda, el mercado de mascotas, la alimentación, la medicina tradicional y el mercado maderero para estimar su valor financiero, obteniendo como resultado 128 millones de dólares por año.

A esa cifra Colombia aporta 50, 2 millones de dólares, siendo las pieles de reptiles, principalmente de caimanes criados en cautiverio, el primer producto de exportación (44,1 millones de dólares anuales), seguido por los reptiles vivos, sobre todo, iguanas y boas constrictor con destino a los Estados Unidos. Convirtiéndose así en uno de los que encabeza la lista de exportación de especies, pues además de la cifra monetaria, de esas 12.000 especies que calcula el CITES, 6.358 son colombianas.

Esto, según explica el informe, se da por la amplia diversidad de especies del país, ya que de acuerdo a las cifras más actualizadas en el Sistema de Información sobre Biodiversidad – SiB 2017, Colombia ocupa el primer puesto mundial en número de aves (1.921) y orquídeas (4.270 especies), el segundo en anfibios (803 especies), plantas (25.000 especies aproximadamente) y peces dulceacuícolas (1.435 especies) y el tercero en palmas (289 especies) y reptiles (537 especies).

Sin embargo, el CITES no solo se tiene en cuenta las exportaciones ilegales, también aquellas con fines positivos, ya que según este informe (Comercio de Vida Silvestre en los Países Amazónicos), entre 2005 y 2014, Colombia exportó más de 4.000 especímenes con fines científicos, las cuales pretenden abordar investigaciones sobre sistemática, ecología, evolución y biogeografía, entre otras, constituyéndose en un instrumento de información esencial, tanto para el desarrollo de la investigación científica y modelaje ambiental, como para la toma de decisiones en cuestiones de ordenamiento territorial y definición de estrategias de conservación.

A nivel general, teniendo en cuenta los ocho países amazónicos, los principales productos exportados incluyeron materiales para la industria de la moda como pieles de babilla o caimán; reptiles vivos destinados al mercado de mascotas: taricayas (especie de tortuga), iguanas verdes y boas. Para el sector alimentario hallaron la carne de paiche (pez de agua dulce), caimán y caracol; en cuanto a productos forestales para la industria maderera: cedro rojo y caoba de hoja grande y, a su vez, orquídeas y ejemplares vivos de paiche con fines ornamentales.

Cabe aclarar que el comercio de especímenes está sujeto a dos estipulaciones: recolectados del medio silvestre y los criados en cautiverio, aspectos importantes para el CITES a la hora de evaluar la especie, ya que pueden traer consecuencias diferentes.