Ingresar / Registrarse

Distrito amplía ruta selectiva de residuos orgánicos en cuatro plazas de mercado

ruta_residuos_organicos.jpg

Actualmente, cuatro toneladas diarias de orgánicos generados en las plazas de mercado Quirigua, Ferias, Doce de Octubre y Siete de Agosto son aprovechadas, obteniendo beneficios ambientales y económicos por el orden de los 32 millones de pesos, reduciendo la tarifa de aseo en un 80%.

Esta iniciativa, adelantada por el Instituto para la Economía Social- IPES, en coordinación con la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, el Operador Público de Aseo- Aguas de Bogotá y FUNDASES, facilita la transformación de residuos orgánicos en compost, ensilaje y lombricultura, utilizados como proteína animal, abono orgánico para la producción de alimentos, agricultura orgánica y recuperación de suelos.

En la actualidad, del 100% que se venía entregando para disposición final en el relleno sanitario, el 29% (aprox) se aprovecha, conforme los lineamientos del programa Basura Cero, contenidos en el Plan de Desarrollo de la Bogotá Humana y la Política de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional para la ciudad y la región.

Para Camilo Gómez Castro, director del IPES, “a través de las plazas de mercado, el distrito está comprometido con la maximización de la vida útil del relleno sanitario Doña Juana, el aumento de las posibilidades de producción de viveros y jardines en zonas urbanas, así como el apoyo al desarrollo de alternativas de emprendimiento para las economías; alrededor de la oferta de abono orgánico para la agro industria del país”.

El material potencialmente reciclable (cartón, plástico, vidrio y papel, entre otros) es entregado a organizaciones de recicladores, quienes realizan esta labor tres veces por semana.

Según información suministrada por la UAESP-, al relleno Sanitario Doña Juana llegan aproximadamente 6.000 toneladas de residuos diariamente, de los cuales el 65% (3.900 ton/día) son orgánicos potencialmente aprovechables; de esta cantidad, solo el 6% es utilizado para elaboración de abono orgánico y, el restante, genera daño ambiental por el exceso de líquidos nocivos, los cuales facilitan la proliferación de plagas y roedores.