Ingresar / Registrarse

Construyen campo de fútbol de plástico con la basura del Mundial de Rusia

nota-campo-de-futbol-08-04-2.019.jpg

Alrededor de 50 mil vasos utilizados durante el pasado Mundial de Rusia fueron usado para crear el ‘Budweiser ReCup Arena’.

En la ciudad de Sochi, cerca del estadio olímpico Fisht, en Rusia, se inauguró este fin de semana el primer campo de fútbol hecho únicamente con vasos de plástico.

Budweiser, patrocinador oficial de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018, y la compañía creadora del “Budweiser ReCupArena”, calculó que durante el campeonato del año pasado se utilizaron más de 3,2 millones de vasos. Con 50.000 de esos residuos construyó el nuevo estadio, el primero hecho enteramente de plástico reciclado.

Mide 65 por 42 metros cuadrados y el color blanco de los vasos hace que parezca que el césped está cubierto de nieve rusa.

De acuerdo con el portal As, durante la inauguración de la cancha, uno de los invitados fue el italiano y campeón del mundo Marco Materazzi, que se mostró satisfecho con la original idea de Budweiser para seguir recordando el Mundial de Rusia.

La marca de cerveza recientemente hizo la promesa de que, para 2025, cada botella de cerveza que elabore se alimentará con electricidad renovable. Los símbolos de ‘100% de electricidad renovable’ se agregarán al empaque de Budweiser en los mercados de los EE. UU. y el Reino Unido.

La infraestructura reciclada es apenas una de las soluciones al problema de los residuos plásticos en el mundo. El primer plástico sintético, la baquelita, se produjo en 1907 y se dice que marca el inicio de la industria global de los plásticos. Sin embargo, el rápido crecimiento en la producción global de plástico no se realizó hasta la década de 1950. En los próximos 65 años, la producción anual de plásticos aumentó casi 200 veces a 381 millones de toneladas en 2015. En este contexto, esto es aproximadamente equivalente a la masa de dos tercios de la población mundial.

De acuerdo con Our World in Data, la producción acumulada de polímeros, fibras sintéticas y aditivos fue de 8300 millones de toneladas para 2015. 4600 millones de toneladas (55%) fueron directamente al relleno sanitario o se desecharon, se incineraron 700 millones de toneladas (8%); y apenas 500 millones de toneladas (6%) se reciclaron.