Ingresar / Registrarse

Comerciante entregó voluntariamente 545 animales disecados que eran exhibidos en sus puntos de venta en Bogotá

animales_disecados.jpg

La tradicional empresa Cachivaches, reconocida por la venta de productos de decoración, entregó voluntariamente a la Secretarí­a de Ambiente 545 especí­menes encapsulados que tení­an exhibidos en varias tiendas en la capital del paí­s, y que provení­an de Estados Unidos, según lo informaron sus representantes.

La ciudadaní­a fue la encargada de denunciar a través redes sociales la venta de collares, pisapapeles y llaveros con animales como tortugas, tarántulas, murciélagos, escorpiones, libélulas, ciempiés, cangrejos, chicharras. avispas y hasta estrellas y caballos de mar.

Inmediatamente, más de 20 funcionarios de la SDA y la Policí­a Nacional se dirigieron hacia los 5 principales puntos de venta: calle 82 con 9, carrera 6 con 119, avenida 9 con 110, centro comercial Calima y carrera 9 con 69.

En el momento de adelantar la diligencia de verificación en los cinco almacenes de la firma, los funcionarios de la Secretarí­a de Ambiente, en compañí­a de Efectivos del Grupo de Delitos Ambientales de la SIJIN, evidenciaron que Cachivaches ya habí­a retirado los productos con animales de sus vitrinas.

Una vez requeridos, los representantes legales de la firma, informaron que no contaban con los permisos exigidos por la ley colombiana para su comercialización.

Por esta razón la Secretarí­a de Ambiente adelantará las acciones de carácter administrativo contra Cachivaches, así­ como una investigación para determinar los antecedentes de la presunta infracción cometida.

De encontrarse responsable a la empresa, la SDA la sancionará hasta con el pago de una multa, de conformidad con la Ley 1333.

Si bien los representantes legales de Cachivaches allegaron algunos documentos en el momento del operativo, como facturas de venta de la compañí­a que les suministró los especí­menes y un permiso de crí­a, importación y exportación otorgado por el Federal Fish and Wildlife de los Estados Unidos, en ningún momento certificaron los permisos necesarios para realizar la actividad en el paí­s, ni algún otro documento que amparara la movilización y la comercialización de dichos productos en el territorio Colombiano.

Cachivaches se confió de la autorización otorgada por Estados Unidos, e ignoró que en Colombia se aplica otro tipo de normas para la comercialización de productos con estos animales. Por esta razón hacemos un llamado para que los empresarios consulten antes derealizar sus negocios, ya que el aprovechamiento de cualquier espécimen perteneciente a la fauna silvestre sin los permisos ni salvoconductos requeridos, puede desencadenar en una extracción indiscriminada y no sostenible del recurso, apuntó Néstor Garcí­a, Secretario Distrital de Ambiente.

Los productos con los animales quedaron a disposición de la Secretarí­a Distrital de Ambiente, para adelantar las acciones de ley que respondan a esta infracción de carácter ambiental.