Ingresar / Registrarse

Colombia celebra hoy 17 de junio el Día Nacional de los Suelos y Día Mundial de Lucha Contra la Desertificación

dia_suelos.jpg

El Día Mundial de Lucha Contra la Desertificación, es celebrado en Colombia anualmente desde la declaración del 17 de junio como día nacional de los suelos (Resolución 170 de 2009).

Este año el día mundial de lucha contra la desertificación y la sequía tiene como lema La tierra es del futuro: ¡Hagámosla resistente al cambio climático,

El objetivo es resaltar la importancia de la adaptación basada en ecosistemas, de manera que aumente la atención que se ha prestado a los suelos dentro del marco de la adaptación al cambio climático y la seguridad alimentaria.

Objetivos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible

1. Incrementar la atención dada al suelo dentro del cambio climático

2. Movilizar apoyos a la gestión sostenible de tierras

3. Hacer un llamado a la inclusión del suelo y su significancia en la seguridad alimentaria dentro de las políticas nacionales de cambio climático.

De otro lado, el Día Nacional de los Suelos busca resaltar la necesidad de adoptar medidas para su conservación y protección en el territorio nacional. El Suelo es indispensable y determinante para la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas a través del soporte y la regulación de nutrientes y otros servicios ecosistémicos que facilitan el desarrollo de actividades humanas como la agricultura, la minería y los asentamientos humanos.

No obstante, el desarrollo de dichas actividades de forma no sostenible sumado al cambio climático está acelerando procesos de degradación del suelo (erosión, salinización y desertificación), los cuales traen como consecuencia no solo un desequilibrio en el sistema natural, sino la afectación de actividades económicas a través de aspectos como la pérdida de la productividad del suelo, la inseguridad alimentaria y la pérdida de ingresos entre otros.

De acuerdo a lo anterior, la degradación de suelos es la consecuencia de uno o más procesos que ocasionan la pérdida total o parcial de su productividad afectando las propiedades físicas, químicas, biológicas, y sus servicios ecosistémicos.