Ingresar / Registrarse

Aseguran 4,5 billones de pesos para construcción de la PTAR Canoas

nota-presupuesto-ptar-canoas-27-06-2.019.jpg

La Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) Canoas tratará el 70 por ciento de las aguas residuales de Bogotá y el ciento por ciento de los vertimientos de Soacha. Empezará a funcionar en 2026.

El alcalde Mayor de Bogotá, Enrique Peñalosa y el director de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), Néstor Franco, acaban de firmar el convenio de cofinanciación para la construcción de la PTAR Canoas, obra que tiene un costo de aproximadamente 4,5 billones de pesos y la cual es considerada como el mayor salvavidas para el río Bogotá.

Con este convenio quedan aseguradas las vigencias futuras de la CAR por 1,5 billones de pesos y cerca de 3 billones de pesos de la Alcaldía, para concretar la descontaminación total del río Bogotá, el cuerpo de agua más contaminado y olvidado del país que fue llamado por los muiscas como el alma de la sabana.

“Estamos asegurando la descontaminación total del río Bogotá, un sueño de cientos de años para todos los colombianos. Este es un momento de una trascendencia histórica para el país, ya que tendremos una de las plantas de tratamiento más grandes del mundo. Dejamos asegurados los recursos y diseños de Canoas, el próximo Alcalde sólo deberá abrir la licitación para su construcción”, dijo Peñalosa.

Canoas, que entrará en funcionamiento en 2026, tratará 70 por ciento de las aguas residuales de Bogotá, así como la totalidad de las producidas en Soacha. Contará con un caudal medio de tratamiento de 16 metros cúbicos por segundo y removerá 690 toneladas de residuos contaminantes al día, cifra equivalente a 28 camiones doble troque diarios.

El 30 por ciento de aguas residuales restantes en la capital del país será tratado en la PTAR Salitre, actualmente en proceso de ampliación y optimización, y la cual presenta un avance del 70 por ciento en su obra.

“Los cerca de 11 millones de habitantes de la cuenca queremos ver al río Bogotá recuperado y convertido en uno de los ríos urbanos más importantes de Latinoamérica. El Banco Mundial reconoce que el proceso de recuperación del río es uno de los más avanzados en América Latina”, afirmó el Director de la CAR.

En el futuro, Canoas será la planta de tratamiento de aguas residuales más grande de Colombia y América Latina con tratamiento primario y secundario. Además, estará entre las 15 más grandes del mundo. En su construcción generará cerca de 30.000 empleos directos e indirectos.

Este año iniciará el proceso de precalificación para la contratación de la PTAR Canoas, la cual quedará adjudicará en 2020 e iniciará obras en 2021. La primera fase estará terminada en 2023 y la segunda en 2026, cuando entre a funcionar en su totalidad.

Canoas representará 23 por ciento del tratamiento de las aguas residuales del país y mejorarán los parámetros de calidad exigidos en la normatividad: el estándar nacional exige 70 miligramos por litro DBO (Demanda Biológica de Oxígeno) y SST (Sólidos Suspendidos Totales); la nueva PTAR logrará 30 miligramos por litro.

“Con Canoas y Salitre el río quedará totalmente saneado. En 2026, los ciudadanos podrán utilizar el río y hacer navegaciones. Cuando esté totalmente purificado, seguramente en unos 50 años, se podrá incluso nadar y hacer competencias de natación”, complementó el Alcalde de Bogotá.

El convenio entre la CAR y la Alcaldía garantiza los recursos hasta el año 2049 y da viabilidad al proceso de precalificación de los posibles oferentes en la construcción de la PTAR Canoas. También atiende las disposiciones del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, que pide asegurar el cumplimiento de las órdenes impartidas en la sentencia del río Bogotá.

Luz verde:

Según la Alcaldía de Bogotá, para iniciar el saneamiento del río Bogotá fue necesario destrabar algunas obras no terminadas por malos manejos y corrupción.

Una de ellas fue la extracción de máquinas tuneladoras, que estuvieron enterradas por más de 7 años e impedían el funcionamiento del 70 por ciento del sistema troncal de alcantarillado de la ciudad y Soacha. La Empresa de Acueducto contrató y finalizó la obra, permitiendo el funcionamiento de redes que tenían una inversión superior al billón de pesos.

“Encontramos una tuneladora enterrada a 70 metros bajo tierra, fruto de contratos corruptos de la Empresa de Acueducto de otras épocas con Odebrecht, que estaba frenando todo el proceso para poner andar la PTAR Canoas”, indicó Peñalosa.

En diciembre del año pasado, la Empresa de Acueducto adjudicó la construcción de la Estación Elevadora Canoas, que permitirá recibir las aguas residuales de las cuencas de los ríos Fucha, Tintal y Tunjuelo, y las aguas residuales de Soacha, para luego bombearlas a la futura PTAR Canoas y posteriormente ser vertidas al río Bogotá sin contaminantes.

La estación elevadora estará lista en 2022 y tiene un valor de 388.000 millones de pesos.