Ingresar / Registrarse

90 empresas fueron reconocidas por el Programa de Excelencia Ambiental Distrital – PREAD

programa_excelencia_ambiental.jpg

Como incentivo para las organizaciones líderes en desempeño ambiental, la Secretaría Distrital de Ambiente organiza el Programa de Excelencia Ambiental Distrital PREAD. Este año se otorgó el reconocimiento a 90 empresas durante la ceremonia de la XIV convocatoria del PREAD, realizada en el Hotel Bogotá Plaza.

El primer lugar fue alcanzado por la empresa Productora de cables Procables S.A.S.la cual obtuvo 943 puntos de 1000 requeridos, el segundo lugar fue para la empresa Eurofarma Colombia S.A.S.con 941 puntos y el tercer lugar lo ocupó la Compañía Nacional de Chocolatescon 930 puntos.

Con dicho reconocimiento, las empresas que poseen actividades económicas y predios de tipo industrial, obtienen beneficios en la tarifa del impuesto predial. Así mismo, las organizaciones que se ubican en las categorías de mayor reconocimiento, son exentas de pagos en trámites ambientales por concepto de evaluación y seguimiento.

“Gracias al Programa de Gestión Ambiental Empresarial -GAE-, dentro del que se enmarca el reconocimiento PREAD, en el año 2014 la Secretaría Distrital de Ambiente apoyó el mejoramiento ambiental de 30 empresas nuevas y 60 empresas que continúan en el programa de manera voluntaria para trabajar por la mejora de su desempeño ambiental”, afirmó Susana Muhamad, Secretaria Distrital de Ambiente.

Mediante las estrategias de apoyo a la autogestión y autorregulación empresarial, se logró el ahorro de 77.900metros cúbicos de agua respecto al año anterior. De igual forma, fueron ahorrados 9.272.000Kilovatios de energía y se dejaron de generar 291toneladas de residuos ordinarios, contribuyendo esto a las políticas actuales de cero residuos.

De igual manera se redujo la carga contaminante de los vertimientos en 149 toneladas de DBO/año, lo que demuestra acciones de gestión por parte del sector empresarial en pro de reducir la contaminación del Río Bogotá, por último, se dejaron de generar 451.600 toneladas equivalentes de carbono frente al año anterior, aportando así a la reducción del cambio climático.

De ésta forma, la gestión ambiental se convierte en una estrategia de competitividad, basada en el aumento de la eficiencia en los procesos productivos, haciendo “más” con “menos”, mitigando los impactos ambientales generados y mejorando la imagen de las organizaciones ante sus partes interesadas, fortaleciendo su responsabilidad social empresarial y su innovación en procesos productivos.